viernes, 11 de noviembre de 2011

Sorin Markov, Sombra y Sangre: Prologo

La sala estaba envuelta en penumbras, las velas apenas llegaban a iluminar toda la sala, pero a el no le hacía falta luz para ver en la oscuridad. Así había sido desde que podía recordar. Después de tantos siglos de vida, uno se acostumbraba a todo practicamente.Alargó el brazo y tomó la copa de la mesilla junto al sofá y dió un lago trago del líquido que contenia, deliciosa sin duda, la sangre de las mujeres jovenes y puras sin duda era un manjar digno de los paladares más exquisitos. Volvió a dejar la copa sobre la mesilla y volvió a sus pensamientos, sin duda esa mujer iva a causarle muchos problemas y el debia poner fin a sus planes de dominar el plano en el que el era el señor.

-Maldita seas mujer- gruñó en voz baja.

Garruk ya le habia avisado de sus artes y habilidades oscuras, aún estaba padeciendolas, sin embargo, el Sorin Markov, no iba a permitir que esa mujer despreciable se adueñase de su plano.

Entonces lo oyó, el sonido de critos y explosiones provinientes del pueblo a los pies del castillo. De golpe se levanto y tomó de al lado del trono su espada y se dispuso a ir en busca de esa horrible criatura de la muerte, Liliana Vess.


Bajó corriendo los escalones que llevaban hasta el patio del castillo, recorrió las oscuras escaleras envueltas en sombras hasta que llegó al inmenso patio que se halla envuelto en la tormenta que descargaba furiosa sobre el terreno.

El viento azotaba su cara y removía sus ropas y su pelo y traía los sonidos de la masacre que se producía a los pies del castillo. La lluvia mojaba su cara y sus manos. Frunciendo el entrecejo y aferrando con fuerza la empuñadura de su espada, cruzó el patio velozmente. Antes de llegar al portón que llevaba al camino de tierra que iba desde el pueblo hasta el castillo, este estalló en mil pedazos.

Sorin Markov salió despedido hacia atrás golpeándose con fuerza contra el suelo. Lentamente se incorporó con un gesto de dolor debido al golpe, fijó su mirada en la abertura del castillo y allí estaba, su silueta se recortaba contra el fondo rojizo producto de los incendios que se habían producido en el pueblo.

El se puso definitivamente en pie justo cuando un trueno rasgó el cielo tormentoso y la luz que provocó iluminó la figura de aquella despreciable mujer. Se fijó en su cara y eso le hiso enfurecer, la mujer estaba sonriendo.

- Vaya, este sitio es enorme. Un poco decadente pero supongo que va con tu estilo ¿no?- se burló Liliana
- Me alegra que te guste, porque se va a convertir en tu tumba- Rugió Sorin
- Ja,ja,ja. Entonces demuéstramelo- Dijo Liliana mientras su cuerpo era rodeado por una aura de oscuridad
Entonces se lanzó contra Sorin Markov blandiendo una espada corta, pero Sorin como hábil espadachín bloqueó el ataque y la lanzó hacia atrás.

-Ardo en deseos de demostrarte cómo vas a morir- Dijo Sorin mientras el poder fluía desde su interior al mismo tiempo que se lanzaba contra Liliana antes de que a esta le diese tiempo a ponerse en pie.

La espada cruzó el aire y justo antes de impactar en su objetiva, Liliana Vess desapareció y reapareció en el otro extremo del patio con una sonrisa burlona en su rostro.
-¿De verdad pensabas que iba a ser tan fácil?- preguntó ella.- Este plano será mío y tu morirás y luego me servirás.

Sin duda este sería un combate largo y Sorin sabía que no iba a ser nada fácil, pero el no iba a permitir que esa criatura desdeñable lograse su objetivo. Entonces arremetió de nuevo contra ella………

No hay comentarios:

Publicar un comentario